Ta’ang

Dirección: Wang Bing
Duración: 148’
Año: 2016

Una guerra civil ha estado ardiendo sin llamas durante décadas en la región de Kokang, de Myanmar, que es el hogar del pueblo ta’ang (también conocidos como los palaung). Cuando sus vidas corren peligro nuevamente, en la primavera de 2015, mujeres y niños, sobre todo, escapan hacia la frontera con China. Wang Bing acompaña a algunas de estas comunidades unidas por un destino, a su vez modernas, casi míticas y arcaicas. Deambulan por montañas remotas, con solo algunas posesiones; descansan en campamentos improvisados y a veces consiguen ganar unos cuantos yuanes durante la cosecha de la caña de azúcar. O continúan adelante hacia el siguiente lugar, que nunca es mejor. Algunas veces, alrededor de la fogata de la noche, hablan acerca de lo que han vivido, hasta que alguien dice que sería mejor no hablar de ello en absoluto, porque resulta demasiado doloroso. La película de Wang Bing no trata de analizar esta guerra olvidada, sino que muestra una gran sensibilidad con la que nos acerca a un pueblo en necesidad, olvidado por el mundo. Hacia el final, sentimos un profundo respeto hacia ellos, aunque solo sea por la dignidad con la que erigen sus chozas para pasar otra noche junto a sus hijos o con la que tranquilizan a sus propias madres a través del teléfono, diciéndoles que todo está bien. Se tienen unos a otros. Por ende, no tienen miedo.